Castillo de Claramunt

Castillo del siglo X, que es una fortaleza emblemática de la Conca de Òdena. Era el centro de poder de los señores de Claramunt, que ejercieron su dominio hasta el siglo XIV.
Castillo del siglo X, fortaleza emblemática de la cuenca de Òdena. Era el centro de poder de los señores de Claramunt, que ejercieron su dominio hasta el siglo XIII.
Del conjunto monumental, cabe destacar los dos recintos de murallas escalonados. En el más alto hay la torre del homenaje y la torre cuadrada; en el más bajo, siete torres flanqueantes de defensa y la iglesia románica de Santa María.


Castillo de Boixadors

Castillo del siglo XI situado en una posición privilegiada para el control de los caminos de acceso al altiplano de Calaf, que fue gobernado por la familia Boixadors desde el año 1100. Cabe destacar la torre de planta circular.


Castillo de Tous

Castillo de grandes dimensiones con origen en el siglo X, que evolucionó como casal fortificado. Destaca su torre cuadrangular. Los nobles de la familia Tous dejaron de ser propietarios del castillo durante la primera mitad del siglo XV.


Castillo de Montbui (o castillo de la Tossa)

Conjunto románico temprano (siglos X-XI) situado en la Tossa de Montbui, del que destacan la torre y la iglesia. Ubicado al final de la sierra de Miralles-Queralt, el lugar deviene una atalaya privilegiada de la cuenca de Òdena. Junto con el casal que se erigió en el llano, el castillo testimonia el pasado esplendoroso de la baronía de Montbui.


Castillo o Torre de la Manresana

El castillo de la Manresana, documentado desde el siglo XI, estaba dominado por la familia Balsareny. Gracias a su torre, fue un lugar estratégico en la Guerra de Sucesión durante la batalla de Prats de Rei, en el año 1711, ya que le sirvió al conde Starhemberg para dirigir las tropas austracistas.


Castillo de Calaf

Castillo del siglo XI situado en la parte alta de la población, en un punto estratégico de control de dos vías importantes de comunicación. Eran señores feudales los obispos de Vic y los vizcondes de Cardona, feudatarios suyos. No obstante, los Cardona devinieron los únicos señores en el siglo XIV.


Castillo de Piera

También se conoce con el nombre de “Castillo de Jaume I”, ya que el rey se hospedaba durante largo tiempo en él cuando se desplazaba a la Cataluña interior. El año 1265, el rey lo convirtió en la morada real permanente. El edificio está formado por un solo cuerpo adosado a una torre con almenas y rodeado por una muralla también almenada.